7.02.2015

Kanazawa y el jardín Kenroku-en

Kanazawa
Kanazawa fue una de las sorpresas más agradables de mi último viaje a Japón. Situado en la prefectura de Ishikawa y en la costa  del mar del Japón (o como lo llaman en Corea el Mar Oriental) es otra de esas ciudades que no suele ver demasiados turistas occidentales.
Kanazawa
Lo primero que nos encontraremos al llegar a la ciudad es la enorme puerta Tsuzumimon de la estación de tren. Construida en 2005, la puerta del tambor es una gigantesca estructura de madera inspirada en los tambores japoneses tsuzumi que se convirtió rápidamente en uno de los símbolos de Kanazawa.
Kanazawa
Su principal atracción es el jardín Kenroku-en, uno de los tres jardines más famosos de todo el país. Es realmente precioso y muy extenso, con diversos lagos, cascadas, fuentes, puentes, enormes pinos con elegantes formas de bonsai, senderos con losas de piedra e incluso una bonita casa de té erigida sobre el lago.
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
No diría que es mi jardín japonés preferido pero me pareció una maravilla, me sigue sorprendiendo la capacidad que tienen los japoneses de ordenar la naturaleza con mínimas modificaciones y un lenguaje visual muy simple, consiguiendo crear un equilibro entre la mano del hombre y el crecimiento descontrolado de la vegetación, depurando y potenciando así la intrínseca belleza de la naturaleza.  
Kanazawa

Me fascina también como mediante esos pocos elementos son capaces de condicionar el movimiento y la percepción del visitante, obligándole a ir más despacio en algunos tramos o más rápido en otros, haciéndole pasar por un pasaje estrecho o dejándole moverse libremente, situando un elemento para llamar su atención y a continuación dirigir su interés en otra dirección, es como si primero te enseñan algo, después te lo esconden y finalmente después de dar un rodeo te muestran el mismo lugar pero desde otra perspectiva que te hace verlo de forma totalmente distinta, me parece simplemente genial y es una experiencia muy distinta a la que se tiene en jardines o parques de otras partes del mundo. 
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
KanazawaKanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Saliendo de los jardines se encuentra el castillo de Kanazawa, no me pareció gran cosa, pero merece una visita. Cuando yo fui estaban remodelado algunos edificios así que quizás en un futuro haya más que ver.
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Una de las zonas más interesantes de la ciudad es el distrito de Higashi que mantiene la atmosfera del Japón tradicional. Este barrio de calles estrechas se construyó en el s. XIX para que las geishas pudieran quedar con sus clientes, era algo así como un barrio de esparcimiento alejado del centro de la ciudad. Com dato curioso, durante la época Edo estaba prohibido construir casas de más de una planta y únicamente las chaya, como estas casas de té, tenían permitido tener dos plantas con el piso superior destinado al alojamiento de los huéspedes.
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
El distrito de Nagamachi, el barrio donde vivía los samurais, es otra visita obligada, un laberinto de calles empedradas con pequeñas casas de adobe con tejas negras. Al igual que en el barrio de Higashi, algunos edificios pueden visitarse para tener una idea más fiel de lo que era la vida en aquella época.
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Otros lugares a destacar con el Museo de arte contemporáneo del s.XXI, el mercado Omicho y la zona moderna alrededor del distrito comercial de Katamachi y el barrio de los templos de Teramachi.
Kanazawa
Cuanto más viajo a Japón más me gustan este tipo de ciudades secundarias y Kanazawa es especialmente agradable, además sin ser una ciudad muy grande tiene una gran oferta cultural y artística. Si viajáis por Honshu central visitando lugares más conocidos como Nagano, Takayama o Shirakawago os aconsejo desviaros un poco y parar uno o dos días en Kanazawa, seguro que no os decepciona. 
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa
Kanazawa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada