11.01.2016

Ísfahan, la joya de Irán

Isfahan
Mundialmente conocida por su arquitectura islámica y sus preciosos puentes, Ísfahan es el lugar que no puede pasarse por alto en ningún viaje a Irán.

Es una ciudad fascinante, rebosante de arte e historia hasta el punto de ser conocida como Isfahan Nerf-e Jahan "Ísfahan es la mitad del mundo". Si aún no la conoces, sigue leyendo.

Isfahan
A pesar de los vestigios prehistóricos, los origenes de la ciudad no están muy claros, pero la leyenda dice que cuando Ciro II el Grande liberó a los judíos de Babilonia en el año 539 a.C. muchos judíos regresaron a Jerusalem, pero algunos prefirieron quedarse en Persia e instalarse en la actual Ísfahan.
Isfahan
Isfahan
En el s.XI ya tras la conquista islámica, la ciudad se convertía en la capital del Imperio, pero no fue hasta el s.XVI y XVII, bajo el mandato de la dinastía safávida cuando Ísfahan vivió su época de mayor esplendor convirtiéndose en una de las ciudades más pobladas y bellas del mundo.
Isfahan
En el centro del casco histórico encontramos la plaza Naqsh-e Jahan, también conocida como Shah o Iman Square. 
Isfahan
Isfahan
Isfahan
La plaza fue ideada por Shah Abbas, el quinto rey safávida, quien quería incluir en el mismo lugar los tres pilares del imperio: la religión representada por la mezquita Masjed-e Shah, el comercio representado por el gran bazar imperial y el poder del rey representado por su propia residencia, el Palacio Ali Qapu. 

Cabe mencionar que el cuarto monumento, que cierra así la plaza por sus cuatro costados, es la Mezquita Lotfollah, en mi opinión la más bonita de la ciudad. Se trata de la mezquita privada del rey y por ello es más pequeña de lo normal y sin minaretes. El rey mandó construir está mezquita para las mujeres de su harem que accedían a ella a través de un pasillo subterráneo directamente desde el palacio.
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Mientras Lotfollah es íntima y pequeña, la mezquita Shah es todo riqueza y opulencia. Con sus azulejos azules y turquesas, sus decoración con intrincados motivos vegetales y caligrafías y su enorme cúpula, es una verdadera obra maestra y una de las mezquitas más bellas del mundo. Un dato curioso es que su pórtico se construyó siguiendo el diseño de la plaza y no está encarado hacia la Mecca, es por eso que tras entrar hay que recorrer un pasillo que tuerce a la derecha antes de acceder a la mezquita, la cual sí está encarada a la Mecca como mandan los cánones.
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
El impresionante Palacio Ali Qapu contiene algunas pinturas murales todo y que la mayoría fueron destruidas durante la revolución de 1979. Lo que más llama la atención es el enorme balcón con vistas a la plaza desde el que el rey solía ver las carreras de caballos y los partidos de polo. 
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
En la última planta se encuentra la exquisita sala de música con techos decorados con formas de vasos, copas y otros utensilios domésticos que mejoran la acústica de la sala.
Isfahan
Ísfahan tiene tanto que ver que puedes estar una semana visitando sitios sin repetir ninguno. Uno tienen la sensación de estar en una de esas pocas ciudades que han sido en algún momento capitales de toda una civilización, a la altura de Roma o Atenas en Europa.
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Otro lugar imprescindible es la mezquita más grande y antigua de la ciudad, la Masjed-e Jameh con sus enormes porticos con complejas decoraciones geométricas con estalactitas.
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
El pabellón de recepciones del rey, el Palacio Chehel Sotun, con sus coloridas pinturas murales, sus bonitos jardines y el extraordinario techo de la entrada en forma de colmena dorada con espejos también merece una visita. Su nombre significa "cuarenta pilares" haciendo referencia a las veinte columnas del porche que reflejadas en el estanque de la entrada suman las cuarenta.  
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
IRAN
Pero si aún tienes tiempo puedes perderte fácilmente todo un día entero por el laberíntico bazar, que además de rodear la plaza Shah se extiende varios kilómetros más allá de la Mezquita Masjed-e Jameh. 
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Está repleto de artesanía, especias y cualquier otra cosa que quieras comprar, pero a mi me encantaba pasear especialmente durante la hora de la siesta cuando está todo cerrado y reina la tranquilidad, con un ambiente casi fantasmal, sobretodo por las zonas más antiguas y polvorientas, con las viejas claraboyas que ventilan e iluminar los pasillos y a través de las cuales se filtran dramáticos rayos de luz al caer la tarde.
Isfahan
Después de mi visita a Abyanneh, me puse muy enfermo (creo que por haber bebido agua de una fuente en las montañas), así que tuve que cambiar todos mis planes y acabé pasando cinco días en Ísfahan.  Fue bastante más de lo que tenía pensado, pero viéndolo  ahora con perspectiva creo que fue el mejor sitio en el que pude quedarme ya que a pesar del tiempo que estuve allí aún me quedé con ganas de ver más cosas.
Isfahan
Además de tener más monumentos por metro cuadrado que ningúna otra ciudad de Irán, Ísfahan es el mejor sitio para conocer gente, ya que está lleno de jóvenes deseosos por tener alguna contacto con el mundo exterior. Si eres extranjero y te pasas por la plaza Naqsh-e no pasará mucho rato hasta que se te acerque alguien a practicar inglés o para ofrecerse a enseñarte la ciudad, a decir verdad no pasé ni un solo día en Ísfahan solo y aún mantengo el contacto con algunos de los amigos que conocí allí.
Isfahan
Isfahan
IRAN
Si habéis llegado hasta este punto sin acabar saturados de tanta mezquita y palacio debo deciros que aún no habéis visto lo mejor de la ciudad que son los diversos puentes que cruzan el río Zayanderud (el río de la vida). Hay hasta cinco, pero el Pol-e Chubi, el Pol-e Si-o-Seh (33 arcos) y el Pol-e Khaju, son desde luego los más bonitos. 

Además los fines de semana se llenan de familias que van a ver el atardecer y puede verse gente mayor cantando canciones tradicionales, es todo un espectáculo.
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Isfahan
Si ni las leyendas, ni el arte, ni la historia, ni los bazares, ni los palacios, ni sus amables gentes consiguieron cautivarte, será seguro ésta la imagen que te hará enamorarte irremediablemente de Irán y es que ver los puentes iluminados al atardecer, con las luces reflejadas sobre las aguas del río mientras resuenan los eco de las canciones a través de  sus arcos, es una experiencia inolvidable e indudablemente una de las estampamás bellas y cautivadoras de Oriente.
Isfahan
Isfahan

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada