4.18.2013

Capadocia

Cappadocia
Una furgoneta me había recogido en el hotel poco antes del alba para dejarme en una cafetería con decenas de turistas, la mayoría chinos y coreanos. Estaba sentado en una mesa tomando un café con dos chicas japonesas que no hablaban ni una palabra de inglés mientras pensaba en por qué nos habían hecho madrugar tanto para después hacernos esperar una hora. 

Los primeros rayos del sol ya empezaban a asomarse tras las extrañas montañas y rocas en forma de chimenea, pero seguía sin verse ningún globo en el cielo. En los últimos dos días se habían cancelado todos los vuelos debido al fuerte viento y la cosa no pintaba nada bien.
Cappadocia
Por lo visto han de ponerse de acuerdo todas las compañías de globos para poder volar, si no es así ninguna puede hacerlo. Y entonces se puso a llover y con las primeras gotas se disolvieron mis esperanzas de ver Capadocia desde el aire, ya que aquella misma noche iba a tomar un autobús de vuelta a Estambul. No era una fuerte lluvia pero la gente ya se estaba empezando a poner a cubierto cuando de repente los encargados de la compañía empezaron a moverse de un lado para otro llamando a todo el mundo, en cuestión de segundos repartieron a la gente en furgonetas y nos trasladaron a un valle donde ya estaban preparando los globos a toda prisa. A lo lejos se veían los primeros globos alzándose sobre el horizonte.
Cappadocia
En el momento de despegar ya había dejado de llover y el vuelo fue como la seda. Fue la primera vez que volé en globo y tengo que decir que no da vértigo ni se tiene ninguna sensación de peligro, el aterrizaje puede ser un poco lento y aparatoso pero fue una experiencia increíble, no en vano dicen que Capadocia es de los mejores lugares del mundo para volar en globo.
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Sinceramente no esperaba que me impresionara tanto, únicamente por su formaciones geológicas Capadocia ya sería un lugar único, pero es que además tiene un legado cultural impresionante. No solamente hay casas, monasterios, castillos e iglesias esculpidas en las laderas y el interior de las montañas, sino que hay kilómetros kilómetros de ciudades subterráneas bajo el suelo, ciudades enteras, con hasta  más de 10 niveles de profundidad, con respiraderos, hornos, establos, y sofisticados sistemas para que los enemigos no pudiesen ver el humo de las hogueras salir a la superficie. Además hay decenas de iglesias con frescos realizados durante los primeros asentamientos cristianos, algunos de ellos tienen más de mil años.
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Recuerdo que cuando visité Bagan, en Myanmar, me quedé muy impresionado por los miles de templos budistas desperdigados por el valle e intentaba pensar en algún lugar equiparable en la cultura occidental. Pues bien, el área de Capadocia no deja de ser muy distinto, fue un importante  enclave para las culturas hitita, persa, griega, romana... y más tarde un gran centro religioso, también con miles de templos pero en este caso de la religión cristiana y en un entorno verdaderamente espectacular. 

Pasé solo dos días en los que a parte del vuelo en globo realicé dos tours con un guía y aunque quedé satisfecho por la cantidad de sitios que visité, Capadocia me pareció el lugar ideal para alquilar una moto y recorrer con calma, quizás incluso en una semana no pueda verse todo.
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Visita indispensable y uno de los principales reclamos para viajar a Turquía.
Con sus paisajes lunares, las chimeneas de hadas y las casas trogloditas, es un lugar de ensueño, como sacado de un cuento, un entorno muy romántico y misterioso. Además del singular entorno tuve la suerte de coincidir con gente muy maja que ayudaron a quedarme con un gran recuerdo de Capadocia.
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia
Cappadocia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada